Obstáculos

Obstáculos hay a toda hora y en todo lugar, la cuestión es saber sobrellevarlos con la suficiente dosis de buena voluntad y la mejor predisposición. Si cada vez que nos ocurre un pequeño conflicto nos desesperamos y alteramos, lo más probable es que, cuando suceda algo realmente considerable, nos dé un ataque de pánico sin saber cómo reaccionar convenientemente.

Hay que tener un buen entrenamiento para dar a cada suceso la real dimensión porque de esa manera lograremos que no nos apabullen los acontecimientos. Generalmente tendemos a magnificar todo lo que nos ocurre y no es lo más indicado, porque eso nos llevará a sentirnos agobiados por otro tipo de incidentes que bien pueden evitarse.

Consideremos a los infortunios como condimentos, tan necesarios en toda comida pero que, muchas veces, provocan algunos trastornos digestivos. Si tomamos los recaudos pertinentes, podremos ingerirlos y, de cualquier modo, disfrutar de dicha comida sin que lleguen a causarnos daño.

A la vida tal vez deberíamos encararla de esa forma, no esquivando las contrariedades sino enfrentándolas para encontrarles la solución. Puede llegar a ser un procedimiento que nos permita adquirir mayor experiencia y a prepararnos convenientemente para el caso de que surja algún inconveniente de la misma categoría.

Muchas actitudes prácticas pueden servirnos de antídoto, en el caso de adoptarlas,  ante cualquier embate de las adversidades. El buen humor, el optimismo, la amplitud de pensamientos y la adaptación, entre otras posturas, ayudarían a salir aliviados y, hasta si se quiere, fortalecidos, de los percances por los que podamos atravesar.obstac1

Nuestro sentido común debe orientarnos hacia la salida decorosa de cualquier situación que pudiese sacarnos de quicio. Para eso es necesario estar mentalizados y darle a cada evento la categoría que se merece, para que no pasen de ser ocasionales problemas ni se transformen en una constante carga emocional.

Por otro lado, y a modo de corolario, cada contratiempo nos deja una enseñanza y eso es lo que debemos rescatar como positivo. Es cuestión de implementarlo, seguramente los resultados serán los mejores. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *