Palabras difíciles

Muchos piensan que, de las palabras que integran el nutrido vocabulario con el que contamos, las más difíciles de pronunciar son, por ejemplo: ovovivíparo, neurofibromatosis, otorrinolaringología o paralelepípedos. Pero no, estimados lectores, no son las más complicadas de verbalizar.

La experiencia nos demostrará, aunque nos resistamos a admitirlo, que los siguientes términos son los que más a menudo nos resistimos a utilizar:

Te amo

Perdón

Por favor

Gracias

No parecen tan complicados, a simple vista. Es más, muchas personas, llegan a pronunciarlos mecánicamente, algunos otros los escupen por compromiso y también están los que los sueltan presionados por las circunstancias. Pero son pocas, las que los emiten de corazón, con pasión y total entrega. Se nota la diferencia. Se siente la diferencia. Una palabra dicha con todo el sentimiento, llega de una manera especial, contundente, y deja su marca, no pasa desapercibida.

Hagamos un esfuerzo y tratemos de decirlas con mayor frecuencia, y con sentido real. Son palabras mágicas, pues consiguen resultados increíbles. Si nos quedan dudas, comprobémoslo por nosotros mismos.

Después de todo, siempre será mucho más sencillo que decir: ¡¡hipopotomostrosesquipedalifobia!!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *